.Novedades

Los geosintéticos favorecen la conservación del suelo

2021-07-07

El suelo es mucho más que el soporte físico para la vegetación o la actividad humana, es en realidad un ecosistema altamente complejo y fundamental para el desarrollo de la vida. La erosión es una de las principales causas de su degradación. El control y prevención de la erosión es fundamental para cuidar este valioso recurso.

La erosión del suelo tiene consecuencias directas sobre estructuras, vías de transporte y tierras productivas. A estos efectos ya conocidos, se suma el rol que éste tiene como reservorio de carbono, que al degradarse, libera grandes cantidades de CO2 a la atmósfera afectando al medio ambiente.

Un correcto diagnóstico es la clave en todo proyecto destinado a controlar la erosión. Analizar el fenómeno y riesgo de erosión es fundamental para determinar la mejor solución a adoptar, sea por los resultados esperables, como por la mejor relación costo-beneficio. El mismo debe contemplar los tres factores que describen el fenómeno erosivo: frecuencia, permanencia e intensidad. La interacción de estas tres variables determina el tipo de solución y grado de protección necesaria.

En la actualidad se disponen de un gran número de alternativas mediante la utilización de geosintéticos específicos para los diferentes problemas erosivos que suelen presentarse. Estas alternativas pueden ir desde aplicaciones para restaurar la vegetación, a soluciones más rígidas y permanentes. A continuación hacemos una breve descripción de alguna de las soluciones disponibles:

Hidrocobertura: Se basa en la aplicación hidráulica de un mulch de fibras y otros componentes específicos. Es un producto especialmente diseñado para el control de erosión y vegetalización. Se proyecta sobre taludes generando un manto constante y homogéneo que protege el suelo. En la misma mezcla se adicionan semillas, fertilizantes y activadores orgánicos, siendo un excelente medio de siembra y activador biológico de suelos inorgánicos. Se puede utilizar también en combinación con geomantas. Más información click aquí.

Geomantas: Son mantos provistos en rollos que se despliegan sobre la superficie a proteger. Generan una protección física del suelo, aumentan la rugosidad mejorando la infiltración y disminuyendo la velocidad del agua. Dependiendo del tipo de geomanta, tienen la particularidad de interactuar con la vegetación que crece a través de su matriz, aumentando la resistencia al corte en presencia de escorrentías. Pueden estar constituidas por fibras orgánicas o sintéticas, con matrices y vinculaciones diversas. Característica que les permite ser utilizada en protecciones temporales hasta el desarrollo de la vegetación, o permanentes, donde es requerido mayores niveles de seguridad o exigencias mayores. Más información click aquí.

Geoceldas: Es un sistema de confinamiento celular (en forma de panal de abejas) conformado por materiales sintéticos, con un amplio rango de aplicaciones. Entre ellas se utiliza para la protección de taludes , canalizaciones, estribos de puentes, defensa de costas, etc. Puede ser rellenadas con distintos materiales, desde suelo para su vegetalización, hasta piedra y hormigón para situaciones de mayor exigencia. Es un sistema muy versátil, de fácil adaptabilidad a diferentes geometrías, que desarrolla protecciones efectivas frente a una amplia gama de requerimientos. Más información click aquí.

Estructuras de contención: Existen diferentes productos y tecnologías, que, a la vez de controlar la erosión del suelo, parcial o totalmente, lo contienen. Esas soluciones van desde biorretenedores (fajinas tubulares de fibras orgánicas) hasta estructuras de contención de mayor volumen como los geocontenedores (geotubos). Estos últimos están constituidos por mangas o bolsones confeccionados con geotextiles, que permiten su relleno por refulado o en seco, empleados en obras de corrección y encauzamiento hidráulico, así como contención y protección de márgenes. Más información click aquí.

Revestimientos de Hormigón: Los revestimientos de hormigón se emplean cuando la intensidad de las acciones erosivas (corriente, oleaje), el sitio (superficies bajo agua o con fuerte pendiente), o las condiciones ambientales (suelos inorgánicos, climas extremos). En consecuencia la cobertura vegetal no es suficiente para lograr el objetivo buscado. Estos revestimientos se presentan bajo diversas formas, desde simples coberturas (mantas cementicias) hasta sistemas más complejos que actúan por el peso e interacción de sus componentes como mantas de bloques, colchones inyectados o tablestacados. Más información click aquí.

La importancia de la prevención

Debemos tomar conciencia de la importancia de este recurso, y el impacto ambiental y económico que tiene la degradación del suelo. La mayoría de las soluciones para el control de erosión se deben aplicar de forma preventiva. Es importante que la protección del suelo esté considerada desde la etapa de proyecto, permitiendo una correcta implementación y un adecuado momento de intervención. Las alternativas son muchas y ha sido probada su eficacia.

.Fotos

Reciba Noticias sobre nuestras soluciones